Aprendiendo…

Rodeada...

Y aquí me encuentro,  arrinconada sobre un banco de madera, liberándome…

Pensé en no querer, juré no volver a amar, odié las ilusiones y aún siento terror por volver a fracasar, miedo a las mentiras. Sé,  que una persona se preocupara por lo que leerá pero no puedo vivir siempre negando la realidad.  Tengo que intentarlo, una y otra vez, no escarmentaré y algún día caeré o reiré…

Tú y solo tú, has roto todas las barreras que con tanto esfuerzo coloqué. Me lo negué y hui.
Ahora  el ritmo de mi corazón es demasiado salvaje como para no escucharlo.
Ya no me sirven las cadenas, los candados y puertas de acero que conseguí  colocar con ayuda de la frialdad y la inconsciencia.

Me has hecho cambiar, sacas a flote mi verdadera esencia. Eliminas mis temores con solo dos lejanas palabras, haces que pueda creer en todas aquellas cosas que forman parte de mí  y  que parecían extrañas al resto del mundo, siento una inmensa seguridad, creo tanto en ti como en mí y me haces reír. Las sensaciones te invaden y lo expresas, eres tan natural…Como ese alguien que  invadió mis sueños día y noche.

Siempre pensé que estaba en el camino correcto, era lo que sentía en ese momento y las ansias me cegaban, pero con el tiempo aprendes a tomar ciertas derrotas como un “Si  no pasó es que me esperaba algo diferente, algo nacido para mí ”. Por ello, ahora trataré de evitar los obstáculos que conocí.

P.D Te daría las mil gracias por ser como eres, pero así no me parece suficiente…

OMG! TDAK!

Anuncios